La inflación en Reino Unido puede alcanzar pronto entre un 4 y un 5 por ciento, más del doble del objetivo que se ha fijado el Banco de Inglaterra, según su gobernador, Mervyn King.