Los precios de consumo continuaron cayendo en julio en la zona del euro y, como consecuencia, la inflación acumuló una bajada en los últimos doce meses del 0,7%, lo que supone un nuevo mínimo en la serie histórica.