La inflación alemana subió un 0,2% en septiembre más de lo esperado.

En tasa interanual, el IPC se situó el mes pasado en el 2,9%, su nivel más alto desde septiembre de 2008, frente el 2,5% registrado en agosto.