La incertidumbre por el futuro del banco británico Northern Rock, quinta entidad hipotecaria del Reino Unido, ha llevado el precio de sus acciones en la Bolsa de Londres a un mínimo histórico de 1,12 libras, en la apertura del mercado. Los títulos del Northern Rock, que han perdido más de un 80% de su valor desde septiembre, subían no obstante después algo más de un 4%, arropadas por un sector de la banca al alza esta jornada. Pese a los rumores mediáticos de que varios pretendientes han mostrado interés por comprar parte o todo el banco británico, las ofertas no han llegado y los inversores están optando por hacer caja.