La incertidumbre en los mercados internacionales de los últimos días podría dificultar la pretensión del empresario Enrique Eskenazi de hacerse con el 25% de YPF que Repsol YPF quiere vender a un socio argentino. El banquero, propietario del Banco Santa Cruz y grupo Petersen, había confirmado que estaba negociando la compra de esta participación y que para realizarlo cuenta con el apoyo de bancos extranjeros. Sin embargo, la alata volatilidad podría tener efectos perniciosos en sus planes.
La información que aparece publicada en el diario "Urgente 24", asegura que al menos en el caso del empresario y banquero argentino, la volatilidad de los mercados podría tener efectos perniciosos sobre sus planes. Los analistas citados por el rotativo advierten de que, en las condiciones actuales, los grandes bancos podrían revisar las condiciones en las que conceden préstamos en países emergentes. Eskenazi, propietario del Banco Santa Cruz y del grupo Petersen, confirmó en una entrevista con el diario argentino 'La Nación' publicada en julio que se encuentra negociando la compra del 25% de YPF y que, para ello, cuenta con el apoyo de bancos extranjeros. Además, dijo que la operación, de concretarse, no se cerrará hasta 2008. Repsol mantiene sus objetivos Por su parte, Repsol ha reiterado su interés por incorporar al accionariado de YPF a un grupo empresarial privado de nacionalidad argentina, así como de poner en bolsa otro 20% de la filial. Por otro lado, el diario 'Clarín' publicó la semana pasada que Repsol podría vender su filial en Chile, y que la petrolera estatal chilena Enal y la brasileña Petrobras son firmes candidatas a su adquisición. Esta operación se inscribe aparentemente en el proceso de reestructuración de los activos iberoamericanos de la petrolera para la posterior venta del 45% de YPF. El presidente de la petrolera, Antonio Brufau, ya trasladó en la pasada junta general de accionistas de la compañía el plan de vender parcialmente YPF, y lo enmarcó en el objetivo de estrechar los lazos del grupo con Argentina. Una vez encontrado el socio adecuado, el propósito de Repsol es colocar en bolsa mediante una oferta pública de venta (OPV) un 20% de YPF para que el pequeño ahorrador argentino también pueda participar en el accionariado.