La Comisión Europea ha reiterado que la fortaleza del euro está teniendo poco impacto en las exportaciones de la zona euro, pero ha vuelto a insistir en que no es deseable una volatilidad excesiva en los tipos de cambio. Las exportaciones han crecido casi un 5 por ciento al año desde 2001.