La economía española crecerá un 3,8 por ciento en 2007, debido a la expansión de la inversión en bienes de equipo y a la menor contribución negativa del sector exterior. Para 2008, según el Servicio de Estudios Económicos del BBVA, se espera que el crecimiento sea del 3,1 por ciento.
Así lo ha explicado el economista jefe del Grupo BBVA, José Luis Escrivá, durante la presentación del informe "Situación España", quien también ha destacado que el crecimiento del 2,8 por ciento en la zona euro en 2006 (0,6 puntos porcentuales mayor de lo previsto) ha tenido un impacto positivo sobre el crecimiento español de 0,4 puntos porcentuales. Además, ha augurado que algo similar puede ocurrir este año, ya que la previsión de crecimiento de la zona euro ha pasado del 2,2 por ciento en octubre pasado al 2,7 por ciento actual, si bien ha asegurado que el crecimiento de la economía española a medio plazo estará en el entorno del 3 por ciento. Según el informe, el aumento de la demanda exterior ha facilitado el aumento de la inversión en bienes de equipo, que en 2007 y 2008 tendrá sus mejores registros desde 1999. También señala que el crecimiento real de la renta disponible de los hogares será del 3,9 por ciento, el más elevado de los últimos años al coincidir el soporte del empleo con el "impacto positivo" de la reforma del IRPF y la desaceleración de precios. Asimismo, destaca que la disponibilidad de crédito está permitiendo que el consumo mantenga crecimientos "algo más elevados" de los que le corresponderían según la evolución de la renta y de la riqueza y pronostica un crecimiento del consumo del 3 por ciento. Para el BBVA, la economía española afrontará a medio plazo "el potencial agotamiento de algunos de sus soportes". Mercado laboral En este sentido, subraya que en lo relativo al mercado laboral, la moderación salarial y el aumento de la participación femenina están encontrando "ciertos límites". Además, incide en que en los últimos trimestres se están registrando subidas en los salarios hasta niveles no alcanzados en los últimos cinco años. Así, Escrivá ha apuntado la necesidad de que haya una mayor movilidad en el mercado laboral, que se vería incentivada si el alquiler gozara de una mejor situación, ya que al final son los inmigrantes quienes "amortiguan" esta deficiencia. El informe insiste en que un cambio en la evolución salarial o en el comportamiento de los gastos financieros será uno de los factores de incertidumbre sobre la actividad en España, por lo que aboga por favorecer la competitividad empresarial. A este respecto, señala que la mejoría en la posición relativa internacional de la rentabilidad de las empresas españolas está en consonancia con una evolución también favorable de la competitividad de la economía española. En el estudio se destaca que la industria española es más rentable que la alemana debido a la evolución relativa de la brecha entre productividad y salarios y a la evolución de los gastos financieros y las amortizaciones. Tipos de Interés Por otra parte, durante la presentación, Escrivá ha augurado que los tipos de interés que fija el Banco Central Europeo alcanzarán su techo en 2007 en el 4,25 por ciento, aunque ha admitido que podría subir un poco más, pero nunca más allá del 4,5 por ciento. Sobre el límite de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2008, Escrivá ha señalado que está en niveles "razonables" y que obedece a un comportamiento "relativamente neutral".