El Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona creció el 2,6% el año pasado, mientras que el avance en la UE fue del 2,9%, según los datos revisados que hoy ha difundico la oficina de estadística comunitaria, Eurostat. En el último trimestre del ejercicio, la actividad aumentó el 2,2% en los países de la moneda única y el 2,5% en los Veintisiete en relación al mismo periodo del 2006, desde el 2,7% y 2,9%, respectivamente, en el trimestre precedente.
Los datos publicados hoy confirman la desaceleración de la economía de la zona euro en el cuarto trimestre del año respecto a los tres meses anteriores, cuando el PIB creció un 0,7% intertrimestral y un 2,7% interanual. Por su parte, en la Europa de los Veintisiete, la economía creció un 0,5% en términos trimestrales y avanzó un 2,5% respecto al mismo periodo de 2006, cuatro décimas menos que en el tercer trimestre (2,9%). Los datos de la oficina europea de estadística confirmaron que la economía española creció un 3,5% interanual en el cuarto trimestre del año, tres décimas menos que en el trimestre precedente, pero en un porcentaje significativamente por encima de la media de la zona euro.