La renta variable europea amanece con números rojos, tras los descensos de Wall Street y del Nikkei japonés. El Ibex 35 cede un 0,72 por ciento hasta los 13.660 puntos, en un día con dos nombres propios: Banesto y Sacyr Vallehermoso. La primera ha abierto la temporada de presentación de resultados empresariales con un aumento del beneficio en el primer trimestre del 16,1 por ciento. La segunda ha cerrado la venta de su participación en Eiffage a 63 euros por título y, con ella, un mal capítulo de su historia empresarial. El resto de plazas europeas manecen en negativo, mientras el cambio euro-dólar se coloca en las 1,5732 unidades. En los mercados de materias primas, el futuro del crudo ligero estadounidense sube ligeramente hasta los 108,70 dólares y baja, en cambio, el de la onza de oro hasta los 915,5 dólares.
La renta variable española prosigue la corrección iniciada en la última jornada. Y es que -según los expertos- en los últimos días podría haber cambiado la forma del mercado, pero no el fondo. La realidad la ponen de manifiesto hechos como la publicación de las actas de la última reunión de la FOMC. Actas que revelan que la Fed prevé en efecto una contracción del crecimiento en el primer semestre de 2008 en Estados Unidos y que algunos responsables no excluyen un repliegue severo y prolongado. Por su parte, el Banco de Japón ha rebajado su valoración de la economía del motor asiático en abril, al asegurar que se está desacelerando. Europa no es una isla y tampoco sus bolsas, de manera que las ventas se extienden en el viejo continente. Números rojos que, en el caso español, se ceban en particular con Iberia y el sector bancario, mientras que Banesto logra escapar de los números rojos. Resultados de Banesto: se abre la veda La entidad presidida por Ana Patricia Botín, Banesto, ha obtenido un beneficio neto de 217,6 millones de euros en el primer trimestre de 2008, lo que implica un incremento del 16,1 por ciento respecto a igual periodo de un año antes. El margen de intermediación ha aumentado un 14,1 por ciento. Y atención al dato de morosidad en plena crisis de crédito mundial e inmobiliaria-constructora en España: sube hasta el 0,54 por ciento, frente al dato anterior del 0,42 por ciento. Los títulos de la compañía escapan a la tendencia bajista del mercado y suman un 0,16 por ciento. Las mayores alzas, sin embargo, corresponden a Sacyr Vallehermoso ha llegado a un pacto de venta de su participación del 33,2 por ciento en la francesa Eiffage. Este acuerdo se ha anunciado horas después de que un juez francés dictaminara el embargo de las acciones de Sacyr en Eiffage, por supuesta difusión de noticias falsas. El precio de la operación supondrá un desembolso de unos 1.950 millones de euros a inversores institucionales franceses que han accedido a pagar 63 euros por acción, uno más de lo que costó a la empresa española cada título de Eiffage. Este acuerdo pone fin a dos años de contenciosos entre las dos empresas. Los títulos de la compañía “respiran2 y en bolsa repuntan un 2,5 por ciento. El resto de bancos, a la baja Al margen de Banesto todo son números rojos en el sector bancario español. El Santander recorta un 1,13 por ciento, mientras que su gran competidor, el BBVA, baja un 1,01 por ciento. Lo hace después de lanzar una alerta en el sentido de que la banca europea puede perder tanto como la estadounidense con una crisis a la que, a su juicio, no se han puesto los remedios suficientes. Además, la entidad presidida por Francisco González pagará mañana un dividendo con cargo a los resultados de 2007 de 0,733 euros por acción. Sin embargo, la compañía que más baja en la apertura dentro del Ibex 35 es Iberia, al ceder un 2,65 por ciento, seguida de Abengoa e Inditex, ambas con descensos del 1,2 por ciento. Iberdrola se coloca también entre los peores del día (-0,95 por ciento), después de que UBS haya recortado la recomendación de la eléctrica de "comprar" a "neutral". Mientras, REE baja un moderado 0,4 por ciento, tras publicarse que el gestor de la red española de transporte de alta tensión ha demandado a EDF por un problema de interconexión eléctrica entre Francia y España. El grupo que preside Luis Atienza reclama a la eléctrica francesa unos 50 millones de euros por irregularidades en el suministro.