El ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, reconoció hoy que las pérdidas de 2.000 millones de euros del BPN, banco nacionalizado en 2008, afectarán las cuentas públicas del país.

El dirigente luso no precisó cómo. Teixeira dos Santos explicó durante un debate parlamentario que acabó con la renuncia del primer ministro, José Sócrates, que el saldo negativo registrado por el Banco Portugués de Negocios (BPN) será imputado a las cuentas estatales cuando las autoridades estadísticas lo decidan.