El consumo mundial de gas caerá este año por primera vez en más de medio siglo a causa de la crisis, lo que coincide paradójicamente con un periodo de nuevas capacidades de producción y licuado que están hundiendo los precios a niveles que pueden comprometer inversiones futuras. Este es el diagnóstico de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que en su informe anual sobre el mercado del gas publicado hoy constata que la demanda cayó un 4% en el primer trimestre, y el retroceso va a continuar el resto del año en proporciones que no cifra. El bajón en esos tres meses llegó a ser del 17% en España (del 31% en la producción de electricidad), que es el tercer importador mundial de gas natural licuado (GNL), destacó la AIE.