La demanda de carburantes de automoción se situó en 27,34 millones de toneladas en los once primeros meses del año, lo que supone un descenso del 5,4% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según datos del último boletín de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores). Con este resultado y a falta del último boletín del año, es previsible que 2009 se cierre con una caída en el consumo final de carburantes, que se sumará a la del 4,18% registrada durante el conjunto de 2008, cuando se demandaron 31,11 millones de toneladas, frente a los 32,45 millones de toneladas de 2007.