La crisis y el enfriamiento del consumo han provocado el cierre de más de 80.000 comercios y la pérdida de 200.000 empleos en el sector en los dos últimos años, según los datos de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), que precisó que el sector cuenta en España con más de 640.000 establecimientos con una plantilla total de casi tres millones de personas. "El sector del comercio ha sido a lo largo de estos dos últimos años uno de los más afectados por la crisis económica, incluso más que la construcción, pero con una salvedad, ya que el comercio tiene un alto nivel de rotación y son muchos los emprendedores que, a pesar de la crisis, se arriesgan y abren nuevos comercios, lo que palía el elevado número de bajas registradas", señaló el presidente de ATA, Lorenzo Amor.