La confianza a medio plazo del inversor en la economía alemana bajó en noviembre con fuerza debido a la crisis crediticia, la apreciación del euro, que ha superado los 1,47 dólares, y al fuerte encarecimiento del petróleo. El Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW) informó hoy de que su índice de confianza inversora en Alemania cayó en noviembre hasta menos 32,5 puntos, el nivel más bajo desde febrero de 1993 y frente a los 18,1 puntos negativos de octubre.
Este retroceso, el quinto en los últimos seis meses, fue mucho mayor de lo que habían previsto lo analistas. El nivel medio histórico del índice de confianza inversora en Alemania se sitúa en 32,4 puntos positivos. "Como consecuencia de la crisis financiera, que se extiende cada vez más, los expertos financieros han revisado a la baja sus expectativas", según el ZEW. La crisis financiera también arrastró en septiembre y agosto la confianza a medio plazo del inversor en la economía alemana por el temor a que afecte al crecimiento de la economía de Alemania. Sin embargo, en octubre el índice de confianza inversora permaneció estable, lo que entonces el ZEW interpretó como una muestra de que ya se habían cerrado "las correcciones más importantes por la crisis financiera". Ahora los inversores encuestados prevén, sobre todo, un notable debilitamiento de la coyuntura en EEUU. El centro de investigación ZEW añadió que la debilidad del dólar dificulta las exportaciones de la industria alemana y consideró que el elevado precio del petróleo y la inflación son otros factores de riesgo para la economía alemana. El euro se cambiaba hoy hacia las 10.40 horas GMT a 1,4589 dólares, tras haber alcanzado la semana pasada un máximo en 1,4752 dólares. La valoración de la situación actual de la economía se mantuvo en noviembre en 70,2 puntos, como en octubre, según el ZEW. Las perspectivas de los inversores en la economía de los países que comparten el euro descendieron en noviembre hasta menos 35 puntos, frente a los 19 puntos negativos del mes anterior.