El índice de confianza empresarial de Japón empeoró entre octubre y diciembre, golpeado por la fortaleza del yen, que perjudica seriamente a las exportaciones, y ante la incertidumbre sobre las perspectivas económicas globales.

Según el informe trimestral Tankan difundido hoy por Banco de Japón (BOJ), el índice de confianza de las grandes empresas manufactureras perdió en el último trimestre del año 6 puntos, al pasar a 4 puntos negativos desde los 2 puntos positivos a finales de septiembre.

Esta caída es mayor de la que esperaban los analistas consultados por la agencia de noticias Kyodo, que apuntaban a que el índice de confianza de los grandes fabricantes, uno de los motores de la economía nipona, se situaría en 2 puntos negativos.

El influyente informe Tankan refleja el porcentaje de compañías que registran condiciones favorables de negocio frente a las que consideran que se han deteriorado, por lo que un valor negativo muestra que los pesimistas superan en número al resto.