La confianza empresarial bajó en abril claramente en Alemania por las expectativas de un debilitamiento de la economía y después de haber subido los tres meses anteriores. El Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) informó hoy de que el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania cayó en abril hasta 102,4 puntos, el nivel más bajo desde enero de 2006 y frente a los 104,8 puntos de marzo. El Ifo añadió que los empresarios encuestados prevén un empeoramiento de la coyuntura, pero que se mostraron optimistas respecto a las exportaciones pese a la apreciación del euro.
La divisa europea batió el martes un récord al superar los 1,60 dólares por las expectativas de que aumente la inflación, que hace prever a los mercados que el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá los tipos de interés en el 4%. Reacción del euro El euro cayó hoy y perdió la marca de los 1,58 dólares tras conocerse el empeoramiento de la confianza empresarial alemana, un importante indicador de la situación de la mayor economía de la zona del euro. El presidente del Ifo, Hans-Werner Sinn, dijo que las empresas consultadas consideraron en abril que su situación actual es más desfavorable que en los meses anteriores y fueron más escépticas respecto a las perspectivas para los próximos seis meses. "Tras una pequeña mejora a comienzos de año, los resultados de la encuesta indican un ritmo más lento de la actividad empresarial", según Sinn. Las compañías prevén contratar empleados, pero menos que en los últimos meses, por lo que el Ifo pronostica que se mantenga el aumento del empleo en Alemania, aunque de una forma más moderada. El instituto Ifo, que calcula este importante indicador de confianza mediante encuestas mensuales sobre producción, inventarios, pedidos, precios y empleos a 7.000 empresas, toma como base el año 2000 (al que asigna el valor de 100). Por sectores... La confianza empresarial cayó en abril en los sectores de ventas mayoristas y minoristas y en el manufacturero, por el empeoramiento de la valoración actual y para los próximos meses. Sin embargo, las empresas de la construcción consideraron que su situación actual es menos crítica y se mostraron más optimistas respecto a las perspectivas para los próximos seis meses.