La confianza del consumidor en Italia bajó a 99,8 puntos en marzo, frente a los104 puntos registrados un mes antes. Una cifra que se coloca muy por debajo de las previsiones de los analistas, que apuntaban a que la confianza marcaría los 103 puntos en el tercer mes del año.