La economía de la eurozona crecerá este año el 2,6% y la de la UE lo hará el 2,9%, según los últimos cálculos de la Comisión Europea. Sin embargo, Bruselas espera una caída significativa del crecimiento en 2008, hasta el 2,2% y 2,4%, respectivamente, por el efecto de la crisis financiera y el aumento de la incertidumbre.