Los beneficios de los bancos y las compañías de seguros italianos podrían verse aún más afectados por la debilidad de la economía y los mercados de valores, ha señalado Lamberto Cardia, presidente del regulador del mercado de valores italiano, Consob. No obstante, Cardia ha indicado en su discurso anual a banqueros y empresarios que el impacto de la crisis del mercado financiero mundial que comenzó hace un año -y que dijo que aún no ha terminado- ha sido más limitado en Italia que en otros países. "La rápida reacción del Banco Central Europeo y la Fed estadounidense, así como de los reguladores bursátiles, nos ha permitido, hasta ahora, evitar consecuencias dramáticas para los ahorradores", señaló el presidente de Consob. Desde el comienzo de las turbulencias en los mercados financieros en agosto de 2007, la capitalización bursátil de las empresas italianas de servicios financieros se ha reducido a la mitad, a pesar de que la mayoría de ellas no tenían exposición a los mercados de alto riesgo estadounidenses ni a productos de financiación estructurados. En los últimos 12 meses, UniCredit e Intesa Sanpaolo, los dos mayores bancos italianos, han perdido más del 25% de sus respectivas capitalizaciones bursátiles.