A pesar de que desde Europa se ha intentado atajar esta situación a través de la prohibición de posiciones cortas en los bancos, las caídas han sido inevitables por este hecho.


Los bancos están en medio del huracán europeo. La crisis de deuda periférica está restando atractivo a estas acciones mientras se especula con que tengan que hacer frente obligatoriamente a la condonación de gran parte de la deuda soberana en sus carteras y a una recapitalización forzosa.

Además, los fondos que juegan a la baja contra la banca española creen que este contexto se prolongará en el tiempo, ya que no han reducido ni un ápice sus posiciones cortas desde que el pasado 11 de agosto la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prohibiese la operativa.

Si quieres ver lo que opina la comunidad de Estrategias de Inversión pincha aquí.