La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha revisado al alza su previsión de la demanda mundial de petróleo en 2009 y 2010 ante los signos que apuntan a la recuperación de las economías de EEUU y el fuerte consumo de los países asiáticos y de Oriente Medio ajenos a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).