El beneficio de Kraft Foods se elevó a 710 millones de dólares, o 48 centavos por acción, en el cuarto trimestre, frente a los 180 millones, o 12 centavos, de un año antes, gracias a los menores costes de reestructuración. Los ingresos se elevaron un 3% hasta 11.030 millones. Los analistas esperaban ganancias de 45 centavos. La firma prevé un aumento de las ventas comparables del 4% como mínimo y unos ahorros de 675 millones antes de impuestos por la adquisición de Cadbury frente a unos costes de 1.300 millones. Para 2011, prevé que el BPA suba en 5 centavos tras la operación.