Japón ha tenido en octubre su primera tasa de inflación positiva en diez meses debido a la subida de los precios del petróleo, que ha atenuado la fuerte caída de precios en varios sectores de la economía. El índice de precios del consumo, excluyendo los productos perecederos, ha progresado en un 0,1% en octubre, con relación al mismo mes de 2006, con lo que sorprende a la mayoría de economistas que esperaban que se mantuviera estable.