La elevada deuda pública italiana ha sido y sigue siendo algo que preocupa a los funcionarios del BCE, sobre todo a la hora de determinar los mecanismos y planes de rescate.

Y dicha preocupación se ha puesto de manifiesto con unas declaraciones del ministro de economía italiano, Giulio Tremonti, quien ha señalado con el dedo a Alemania, comentando que los bancos de la mayor economía de la eurozona ganarían siete veces más que los prestamistas italianos tras un incremento del EFSF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera).

En concreto Tremonti dijo que "todo el mundo habla de lo buenos, generosos y euro-patriotas que son (los bancos alemanes). Bueno, podemos contestar a países de rating tripleA que se quejan de este plan de rescate argumentando que la exposición de nuestros bancos (los italianos) a Irlanda es de 22,000 millones de dólares, la suya en de 180,000 millones"

Estas cifras muestran la exposición de los bancos italianos y alemanes a la deuda irlandesa, según el último informe publicado por el Bank for International Settlements.

Italia, cuya deuda pública asciende al 118% de su PIB (cifra incluso mayor que la de Grecia), se ha mantenido en un segundo plano durante la crisis de deuda de la eurozona, optando por poner en marcha una estricta política fiscal.



Giulio Tremonti