Según una fuente de la Unión Europea, los bancos irlandeses podrían tener suficiente capital con los 35.000 millones de euros prestados por el Banco Central Europeo.

De ser cierta esta información, Irlanda no necesitaría acudir a la ampliación de ayudas financieras que el BCE ultima estos días para sus estados miembros y rompe las previsiones de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional que ya planeaban mayor liquidez para Irlanda.