Tras las medidas adoptadas anteriormente por el Gobierno como la subida del IVA y la del IRPF, el ejecutivo de España quiere endurecer el apartado de las plusvalías generadas por la compra venta de acciones a partir del próximo enero. Ya son varios los aumentos en la tributación para los contribuyentes, en donde habrá inversores que podrán asumir que sus rentabilidades se vean mermadas, pero habrá otros muchos que deberán revisar su forma de generar renta.


La reforma a aplicar cambia la tributación de las plusvalías procedentes de la compra venta de acciones en un plazo menor de un año, lo que supondrá que estas plusvalías cuenten como renta y no como ahorro. Sin duda esta medida se traducirá en un incremento importante en los impuestos a pagar. Actualmente los primeros 6.000 euros tributan al 21%, el siguiente tramo de 6.000 € a 24.000 € lo hacen al 25% y a partir de ahí (más de 24.000 €) al 27%.

Desde el 1 de enero de 2013 los beneficios generados por la compra-venta de acciones en bolsa en menos de un año, tributarán al tipo marginal del IRPF en función de su renta con los tramos existentes que van desde el 25,75% hasta el 52% o incluso el 56% en el caso de Cataluña.

Con esta medida los inversores verán muy afectadas sus rentabilidades ya que si antes pagaban un 21% por los primeros 6.000 €, a partir de enero pagarán en función de su renta más las plusvalías realizadas en bolsa, lo que hará fácilmente que pase del tramo del 21% a un tramo muy superior. Se llegará a pagar en muchos casos el doble de impuestos, dependiendo del nivel de renta, pero desde luego este cambio puede hacer que muchos inversores se lo piensen bien antes de entrar al mercado. Estamos de acuerdo en la eficiencia en la equidad fiscal, pero totalmente en contra en el miedo que se está instaurando en los grandes patrimonios. Con una fuga de capitales cifrada en más de 220.000 millones segùn fuentes del Banco de España, ya lo único que nos faltaba es que además dejen abierta la posibilidad de tocar la tributación a las Sicav,s gravando a los grandes patrimonios.

Las plusvalías generadas en más de un año seguirán tributando como hasta ahora, desde el 21% hasta el 27%, por otro lado los traspasos entre fondos de inversión seguirán teniendo exención fiscal, por lo que se pueden seguir haciendo cambios en las carteras sin tener que tributar.

Una última reflexión: esta medida estamos de acuerdo en que es equitativa, pero, ¿alguien habla con profundidad sobre el aumento de 34% de empresas que desaparecen? ¿Quién apoya a los emprendedores? Medidas de austeridad para reducir el déficit sen antojan necesarias antes de que venga la troika pero , ¿No se nos olvida adoptar medidas de crecimiento para poder pagar nuestra deuda?.

Ahora la prima de riesgo baja, y nuestros mandatarios vuelven a su pasividad inherente dejando las puertas abiertas y sembrando dudas, en lugar de aceptar el rescate parcial y modificar el banco malo a 25 años de duración.