El Ministerio de Industria ha encarecido en dos años en un 23% el recibo de la luz para un consumidor doméstico medio, lo que supone más de cinco veces el incremento del IPC en este mismo periodo, según las conclusiones de un informe sobre los precios regulados de la eléctricidad realizado por Facua-Consumidores en Acción.
La asociación considera además que la nueva Tarifa de Último Recurso (TUR), que empezó a funcionar esta semana, tendrá carácter "disuasorio" y servirá para "arrojar a los usuarios domésticos a un mercado libre promovido artificialmente por el Gobierno".

Las subidas de enero y julio de 2008, así como las aplicadas en lo que va de año, han servido, a juicio de Facua, para sentar las bases de un nuevo modelo de tarifa que no está diseñada para funcionar como "un referente para evitar precios excesivos en el mercado libre".

En todo caso, considera que las subidas son "desproporcionadas e injustificadas". "Cuanto más elevada sea la tarifa fijada por el Ministerio, más atractivas parecerán las ofertas lanzadas por las compañías que operan con sus propias tarifas", indica.

La última subida, aplicada este mes de julio, ha supuesto incrementos en tres ámbitos de la factura, ya que se sube un 2% el precio del kilovatio (kW), se encarece el kilovatio hora (kWh) consumido y se elimina la gratuidad de los primeros 12,5 kWh demandados cada mes.

No obstante, se dejará de aplicar en la TUR la penalización por el consumo de más de 500 kWh mensuales, que Industria implantó a juicio de Facua de forma "indiscriminada sin tener en cuenta cómo inciden en los niveles de consumo tanto el número de usuarios que residan en cada vivienda, como las temperaturas de las distintas épocas del año o las zonas del país".

8,56 EUROS MÁS

Un usuario con una potencia contratada de 4,4 kW y un consumo mensual de 266 kWh, esto es, la media en España según el regulador energético, ha pasado en dos años de pagar 37,63 euros mensuales por el término de potencia y el de energía a 46,20 euros en julio de este año.

Este incremento hace que el usuario medio deba afrontar el pago de 8,56 euros más al mes, o 7,023878 euros más impuestos, en los últimos dos años. Además, si se comparan las tarifas vigentes desde enero de 2009 con la TUR que se aplica desde este julio, el usuario con 4,4 kW de potencia y 266 kWh mensuales de consumo pagará a partir de ahora 2,62 euros más que en los primeros meses del año.