El blue chip se desploma dentro del Ibex 35 luego de cerrar el viernes por encima de resistencia.

Las acciones de Iberdrola ceden con fuerza. La energética se cuelga el cartel de ‘farolillo rojo’ del Ibex 35 y cede un 2,67% hasta los 3,53 euros. La apertura de sesión bajista en el mercado español le ha valido para perder de un plumazo la resistencia de los 63 euros superada a cierre de la semana pasada. Ahora, es momento de ponerse cortos, según Alejandro Martín, subdirector de Hanseatic Brokerhouse. El experto apuesta por “llevar a cabo una estrategia bajista en el corto plazo poniendo la protección en la directriz alcista principal”. Además, en el medio plazo, no ve oportunidad de inversión alguna en el valor, ya que “está desarrollando una estructura de máximos y mínimos decrecientes, que define un claro movimiento bajista en el valor y buscar posiciones alcistas sería equivocado”.

Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com, dice que “una superación a cierre diario de 3,64 euros devolvería momento positivo al precio y permitiría pensar en una posible estrategia de inversión con reversión a la media móvil simple de 200”. Sin embargo, “la pérdida de los 3,54 euros llevaría aparejada caídas hasta los 3,29 euros, donde encuentra su primer soporte, y 3,03 euros, posteriormente”.

GRÁFICO IBERDROLA:



El viernes Iberdrola celebró su Junta General de Accionistas en Bilbao, en la que anunció una mejora de sus previsiones de resultados por su diversificación geográfica. La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán  tiene más de la mitad de su negocio fuera de la eurozona, lo que le permitirá este año mejorar sus resultados del pasado ejercicio, en el que ganó 2.805 millones de euros.

Además, Ignacio Galán no descartó en el encuentro del viernes la posibilidad de adquirir la participación del 5,4% de la eléctrica en manos de Bankia (ahora que la financiera podría llevar a cabo desinversiones masivas en bolsa) para aumentar su autocartera siempre que sea para atender el «interés» de todos los accionistas.