Ibercaja ha obtenido, en los nueve primeros meses del año, un beneficio de 176 millones de euros, lo que supone un descenso del 22,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Según la entidad, "una evolución razonablemente satisfactoria", teniendo en cuenta la crisis económica.