El grupo industrial Georg Fischer, especializado en piezas metálicas de automóviles, anunció hoy que eliminará el 16 por ciento de sus empleos de aquí al 2010, lo que significa 2.300 puestos de trabajo. Fuertemente afectado por la crisis, el mayor fabricante europeo de estos componentes partes de automóviles quiere lograr un recorte masivos de gastos de hasta 350 millones de francos (230 millones de euros). En Suiza desaparecerá uno de cada puestos de trabajo, señaló el grupo en un comunicado. El programa de reestructuración drástica prevé, además de la reducción masiva de costes, una adaptación de sus capacidades así como desinversiones.