La preocupación sobre los problemas fiscales de Grecia se deja notar en los mercados financieros del país el jueves, incluso pese a que el Gobierno corroboró que no busca apoyo externo para cumplir sus necesidades de financiación. En un encuentro con periodistas, el ministro de Finanzas heleno, George Papaconstantinou, dijo otra vez que el país es capaz de poner en orden sus cuentas y restablecer la confianza de los inversores. Indicó, además, que las informaciones sobre un paquete de préstamos de la Unión Europea carecen de fundamento.