La amenaza de Google de abandonar sus actividades en China si no se suaviza la censura ha puesto en un brete al régimen chino, que todavía mantiene un férreo control de los contenidos a pesar del malestar creciente de los internautas chinos. Quiero poner énfasis en que el internet de China está abierto y que el Gobierno anima al desarrollo y la aplicación de la red y hace esfuerzos para la creación de un ambiente favorecedor para ello, declaró la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, que se dedicó a tirar pelotas fuera cuando le preguntaron por el órdago gigante estadounidense. También quiero hacer hincapié en que China da la bienvenida a las compañías internacionales de internet que quieran hacer negocios en China de acuerdo con la ley, respondió.