El presidente del sindicato Canadian Auto Workers (CAW), Ken Lewenza, anunció hoy que la organización ha llegado a un acuerdo con General Motors (GM) Canadá para reducir los costes laborales de la empresa. El acuerdo permitirá que General Motors acceda a miles de millones de dólares en ayudas ofrecidos por las autoridades canadienses a la subsidiaria del fabricante estadounidense para su reestructuración. Los gobiernos canadiense y de la provincia de Ontario obligaron al sindicato a aceptar nuevas concesiones, la tercera vez en los últimos meses que CAW negocia recortes con GM, antes del 31 de mayo para evitar el cierre de las plantas de producción de General Motors en Canadá.