El conglomerado automovilístoco vuelve a atraer las miradas de los inversores por sus reuniones con los sindicatos. Sube tímidamente en la preapertura tras anunciar una suspensión temporal de las negociaciones con UAW (United Auto Workers) tras 16 horas de reunión. Según había publicado Bloomberg General Motors, estaría buscando un modo de evitar pagar 50.000 millones de dólares en servicios médicos a los jubilados, mediante la creación de un fondo médico.