El grupo General Motors, primer fabricante mundial de automóviles, suprimirá 767 puestos de trabajo a finales de este año en su planta estadounidense de Hamtramck, cerca de Detroit, como consecuencia de la menor demanda de los productos fabricados en estas instalaciones. Un portavoz de General Motors, Tom Wickham, ha explicado que la planta funcionará con un solo turno de trabajo a partir del próximo 14 de diciembre.