Gas Natural está recibiendo "gran interés" por los 2.000 megavatios (MW) de ciclos combinados puestos en venta como parte de la adquisición de Unión Fenosa y en cumplimiento de los compromisos asumidos ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), anunció el consejero delegado de la compañía, Rafael Villaseca.


"No es una subasta, sino que estamos en tres conversaciones bilaterales, y alguna de ellas acabará fructificando", afirmó el director del negocio regulado de la compañía, Antoni Basolas. "En el tema de plazos no hay problemas ni nadie nos va a obligar a hacer una mala venta", añadió.

La compañía está analizando desde ventas por caja hasta posibles operaciones de intercambios de activos cuyo contenido no especifica para no desvelar el nombre de los interesados. Los directivos cifran el precio del kilovatio hora entre 450 y 550 euros, de modo que los 2.000 MW podrían valer entre 900 millones y 1.100 millones de euros.

Durante una conferencia con analistas para presentar los resultados del grupo, Villaseca explicó además que el grupo ha recibido "varias ofertas" por los ciclos combinados y espera "concretar en los próximos meses alguna operación".

Pese a reconocer que "no es el mejor momento" para vender, recordó que los ciclos "están bien ubicados", son "competitivos" y suponen "una buena inversión", ya que, entre otros aspectos, los compradores disfrutarán de un contrato de abastecimiento de dos años por parte de la propia Gas Natural. "Estamos convencidos de que podremos hacer desinversiones, quizá no con la rapidez y brillantez de otros momentos", añadió.

Además, confirmó que, tras la venta en julio a Naturgás por 330 millones de la red de distribución de gas en Murcia y Cantabria, la gasista ha iniciado "la subasta" de la red de Madrid y ya ha recibido "seis o siete acercamientos". "Confiamos en que en el horizonte de este año se produzca la venta de estos importantes activos", afirmó.

DESINVERSIONES POR 1.135 MILLONES


Junto a esto, el grupo "revisa su portafolio de negocios" en busca de "oportunidades" de desinversión, con el objeto de cumplir el compromiso de cerrar ventas por 3.000 millones, señaló. Hasta ahora, la compañía ha vendido activos por 1.135 millones, de los que 529 millones corresponden al 5% de Cepsa, 43 millones al 1% de REE y 155 millones al 5% de Enagás. También ha vendido el 13% de Indra por 320 millones y el 4,4% de la colombiana Isagén por 88 millones.

Estas ventas le han permitido minorar la deuda en 2.300 millones y cumplir en un 77% el objetivo de reducción del pasivo. El endeudamiento actual alcanza los 19.926 millones, mientras que el apalacamiento se sitúa en el 61%.

"Estamos en el camino de obtener un objetivo de deuda neta de unos 18.000 millones a finales de 2009", afirmó el directivo. Sumados 941 millones del déficit de tarifa y otras partidas, el pasivo alcanza 21.919 millones.

SINERGIAS DE 550 MILLONES


Hasta la fecha, Gas Natural ha obtenido 550 millones en sinergias gracias a la integración de Unión Fenosa. De esta partida, 200 millones corresponden a solapamientos en inversiones, 350 millones a gastos operativos, 90 millones a ingresos y 260 millones a ahorros de costes.

Villaseca sostuvo que estas sinergias "no están afectando al desarrollo de la base de negocio" y calculó que estos ahorros han tenido un impacto positivo de 180 millones sobre los resultados del grupo. Gas Natural se ha propuesto lograr sinergias anuales de 350 millones.

"La evolución de nuestros planes marcha de acuerdo con lo que anunciamos al mercado y se está cumpliendo de forma muy satisfactoria", aseguró el consejero delegado de la gasista. Gas Natural obtuvo un beneficio neto de 914 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, un 13,5% más que en el mismo periodo de 2008.

DIVIDENDO Y MARCAS


El grupo mantiene las previsiones anunciadas en julio, que incluyen un incremento anual del dividendo de un 10% como mínimo, pero no marca objetivos de beneficio, dadas las distorsiones sobre este parámetro que pueden generar las desinversiones previstas.

En todo caso, el grupo intentará mantener el beneficio bruto de explotación de 2008, al tiempo que no descarta acudir de nuevo a los mercados de bonos para refinanciar la deuda.

En cuanto a las enseñas Gas Natural y Unión Fenosa, Villaseca explicó que "hay dos marcas muy potentes, y se piensa en mantener las marcas porque potencialmente están muy arraigadas en los consumidores y están funcionando perfectamente".