Los contratos de futuros sobre los principales índices de acciones en Estados Unidos subían el lunes y parecían preparados a prolongar las alzas de la semana pasada. Hace unos instantes, los futuros sobre el S&P 500 subían 3 puntos a 1.263, mientras que los futuros del Nasdaq 100 ascendían 7 puntos a 1.835 y los del Promedio Industrial Dow Jones ascendían 20 puntos a 11.524. El viernes, los principales índices bursátiles estadounidenses concluyeron la sesión sin una dirección definida y pusieron fin a una volátil semana con una sesión relativamente calmada a medida que el repunte de algunas financieras llevó a algunos optimistas a pensar que lo peor ya ha pasado.
El Promedio Industrial Dow Jones sumó 49,91 puntos a 11.496,57, con un alza del 3,6% en la semana. El índice Standard & Poor's 500 añadió 0,36 puntos a 1.260,68 y el Índice Compuesto Nasdaq cayó 29,52 puntos a 2.282,78. "Creo que al menos podríamos estar entrando a un nuevo rango de negociaciones, dado el escepticismo que queda en el mercado. Pero esto podría significar que durará más que el alza de marzo a mayo, que no estaba basada en fundamentos realistas", señaló Alec Young, estratega de Standard & Poor's. Entre las empresas destacadas de la sesión, la farmacéutica suiza Roche Holding AG confirmó el lunes que ofreció comprar un 44% de la compañía de biotecnología estadounidense Genentech que todavía no posee por unos US$43.700 millones, o US$89 por acción en efectivo. La operación supondría la mayor adquisición de Roche desde que compró Corange en 1998. Los precios del petróleo volvían a subir y avanzaban US$1,85 a US$130,73 el barril a medida que las negociaciones con Irán no mostraban señales de progreso aparente. En los mercados internacionales, el índice Hang Seng subió un 3% en Hong Kong, mientras que el índice compuesto de Shanghai, que sigue las acciones A y B, cerró con una alza del 3,0% en 2.861,42. Por su parte, el índice Nikkei 225 de acciones japonesas cerró la sesión con una baja de 70 puntos, o un 0,5%, en 12.850.