La bolsa estadounidense podría comenzar la semana en positivo gracias a la estabilización en el rendimiento de los bonos y a la caída del petróleo, según agentes, con la atención puesta sobre General Motors tras la mejora de nota de Goldman Sachs hasta comprar. Los inversores también estarán pendientes de los datos de vivienda, cuya caída podría alejar el temor a una subida de tipos, y de la decisión sobre tipos de interés de la Reserva Federal esta semana.
Según IG Index, el índice DJIA podría abrir con un avance de 55 puntos hasta 13.415. Por su parte, los futuros de S&P 500 se anotaban 0,80 puntos hasta 1.521,30 y los del Nasdaq 100 restaban 4 enteros hasta 1.952. El principal acontecimiento de la semana es la reunión de la Comisión Federal de Mercados Abiertos (FOMC) de la Reserva Federal, que se espera no varíe los tipos de interés el jueves. Sin embargo, el mercado analizará a fondo el comunicado que acompaña a su decisión a la búsqueda de pistas sobre el futuro del precio del dinero. Pero antes de la Fed se conocerán los datos de ventas de viviendas de segunda mano (hoy) y de venta de viviendas nuevas (mañana). Completan esta semana de abundantes referencias macro la confianza del consumidor, los pedidos de bienes duraderos y la cifra de PIB de primer trimestre, entre otros. Por su parte, el petróleo caía tras la finalización de una huelga general en Nigeria, que amenazó con provocar interrupciones en las exportaciones del mayor productor de crudo de África. El crudo ligero de Nueva York para entrega en agosto caía 70 centavos hasta 60,44 dólares por barril. En cuanto a las empresas, General Motors podría subir después de que Goldman Sachs mejorara su recomendación para el fabricante de coches de neutral a comprar y elevara su precio objetivo de 29 a 42 dólares. El broker apunta que el mercado está dando por descontado de manera correcta la posibilidad de que la compañía logre importantes concesiones por parte de los sindicatos para conseguir volver a obtener beneficios. Por su parte Dow Jones & Co estará en el candelero después de que New York Times publicara que News Corp está a punto de cerrar los términos con la compañía y la familia de Bancroft, accionistas de referencia, para salvaguardar la independencia editorial del diario Wall Street Journal. El temor a que el grupo de Rupert Murdoch interfiriera en sus decisiones editoriales ha sido un importante obstáculo en su intento por convencer a los Bancroft de que aceptaran su oferta de 5.000 millones de dólares por la compañía.