Un total de 412.000 empleos asalariados se destruyeron en el sector privado en Francia durante el pasado año, una cifra casi tres veces superior a los 145.000 que habían desaparecido en 2008, según las cifras preliminares publicadas hoy.