El grupo estadounidense Ford, tercer fabricante mundial de automóviles, está dispuesto a recortar la producción en Norteamérica lo que sea necesario para volver a ser rentable en esta región durante este año. Así lo aseguró el consejero delegado de la compañía, Alan Mulally, en un encuentro con los medios previo al Salón Internacional del Automóvil de Detroit. Mulally ha explicado que Ford revisará cada mes los datos del mercado para tener conocimiento exacto del nivel de demanda, y adecuar la producción. La corporación, que dispone de mecanismos de flexibilidad gracias al nuevo convenio colectivo, tiene previsto reducir la producción en Norteamérica un 9% en el primer trimestre de 2008