La agencia de calificación crediticia Fitch ha rebajado en un escalón el la calificación crediticia de deuda a largo plazo en moneda local de Japón, que pasa a ser 'A+' desde 'AA-', con perspectiva 'negativa' ante el crecimiento del endeudamiento público.

Fitch también ha rebajado la nota de emisión de deuda a largo plazo en moneda extranjera hasta 'A+' desde 'AA', también con perspectiva 'negativa'.

"El plan de consolidación fiscal del país parece ir más lento incluso en compación con otros países de rentas altas con dificultades fiscales", añadió.

La deuda bruta de Japón llegará al 239% del PIB a finales de 2012, la más alta de los países calificados por Fitch. La ratio de deuda de Japón habría aumentado un 61% durante la crisis, frente a la media del 39% en los países de la OCDE y de apenas 8 puntos porcentuales en las economías dentro del rango 'A'.

El Gobierno japonés sólo anticipa un descenso de la ratio de la deuda respecto al PIB a partir de 2021.

"Japón mantiene una excepcional flexibilidad financiera y puede financiarse a intereses bajos", destaca la agencia, que apunta también el hecho de que el yen actúe como moneda de refugio global.