Fiat suspendió a partir de hoy y hasta el próximo 7 de marzo la producción en todas sus fábricas italianas, lo que supone la suspensión temporal de empleo para 30.000 trabajadores. El grupo automovilístico italiano dio a conocer su decisión a finales de enero en base a la caída en las ventas registrada desde que empezó el año 2010. Esta drástica medida se suma al cierre en 2011 de la planta de producción de Termini Imerese (sur de Italia), lo que ha generado las protestas de los trabajadores.