Ferrovial aprobó este martes en junta extraordinaria de accionistas la fusión con su filial de autopistas Cintra, en la que ya controla el 66,8% del capital, con el fin de crear un grupo integrado de construcción y gestión de infraestructuras. 

"El valor del resultado de la fusión de Ferrovial y Cintra es mayor que la suma de las partes y es buena para todos, sobre todo los accionistas, porque crea un grupo de mayor tamaño y solidez, más eficiente y diversificado y con mejor acceso al mercado de capitales", según aseguró su presidente Rafael del Pino.

La integración, pendiente ahora de la ratificación por la junta que Cintra celebrará el jueves, se materializará mediante el canje de cuatro títulos de esta filial, por cada acción de Ferrovial. Se espera que concluya cuando a comienzos del próximo mes de diciembre comience a cotizar el nuevo grupo fusionado.
 

En virtud del proyecto, la familia Del Pino diluirá su porcentaje de control en las empresas, desde el 58% que ostenta actualmente en Ferrovial, hasta el 44,6% que tendrá en la nueva empresa fusionada.

La junta extraordinaria de la compañía aprobó además la composición del consejo de administración de la nueva empresa fusionada que se articulará mediante la incorporación de dos miembros al actual máximo órgano de gestión de Ferrovial. Se trata de un consejero independiente de Cintra (José Fernández Sánchez Junco), y el director general del grupo y futuro consejero delegado, Iñigo Meirás.

Durante su intervención ante la junta, Del Pino indicó que la fusión constituye un "hito" en los casi sesenta años de historia de Ferrovial y "demuestra la capacidad de la compañía de adaptarse al entorno económico y financiero mundial y su voluntad de convertirse en líder mundial del sector".

ELEMENTO DIFERENCIADOR

Según su presidente, en esta nueva etapa la compañía, que ya está presente en 49 países, pondrá el "énfasis" en la construcción, esto es, se centrará en proyectos de infraestructuras que supongan su ejecución desde el principio, al considerar que ello constituye un "elemento diferenciador" respecto a los competidores.

Del Pino enumeró las ventajas que desde distintos ámbitos presenta la integración, entre las que destaca la más fácil transmisión de la caja que generan los negocios de construcción y servicios hacia el negocio de promoción y gestión de infraestructuras. En este punto subrayó que actualmente Cintra tiene pendiente de cerrar la financiación de proyectos recientemente adjudicados que suman una inversión de más de 3.000 millones de euros.

La junta de Ferrovial sirvió además como escenario para la puesta de largo de la nueva identidad corporativa diseñada por el grupo coincidiendo con la fusión. Además, Del Pino aprovechó el discurso para pronunciar unas "emotivas palabras" al hasta ahora consejero delegado de la empresa, Joaquín Ayuso. "Su dedicación, conocimiento y experiencia han sido claves del éxito de Ferrovial en los últimos años", destacó.