El nuevo presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Isidro Fainé, reconoció hoy que la situación en el sector es "extrema" aunque expresó su convencimiento de que "todas las cajas tienen salida y saldrán bien".  El también presidente de la Caixa sostuvo que las cajas deben afrontar una transición para reforzar sus recursos propios, y se mostró partidario de hacer un "traje a medida" para las entidades, ya sean grandes o pequeñas.
Sobre si la CECA apoyará dotar a las cuotas participativas de derechos políticos para facilitar el acceso de las cajas al capital, Fainé consideró que es "demasiado pronto para decidir", si bien avanzó que la patronal trabajará rápido y puede que "en tres meses" lo tenga "todo cerrado".

Fainé hizo estas declaraciones en una rueda de prensa arropado por el consejo ejecutivo de la patronal de las cajas, formado por los vicepresidentes Rodrigo Rato (Caja Madrid), Braulio Medel (Unicaja), Modesto Crespo (CAM) y Amado Franco (Ibercaja), así como por el director general, José Antonio Olavarrieta.

Fainé fue nombrado ayer por unanimidad nuevo presidente de la CECA en sustitución de Juan Ramón Quintás, que presentó su dimisión al cargo en la reunión del consejo que se celebró en Sevilla el pasado mes de marzo.