Tras caer durante la madrugada, el euro y las monedas de economías que dependen en alto grado de los bienes básicos se recuperaban el jueves a media mañana en Nueva York, después que el mercado considerara que un informe mensual sobre el empleo en Estados Unido no es tan malo como pareció inicialmente. Las compras de los inversionistas se centraban en las acciones y en otros activos de mayor riesgo. El euro llegó a subir a 1,3655 dólares, más de un 1 centavo por encima de sus mínimos del día. Los dólares de Nueva Zelanda y Australia también se fortalecían.