De esta forma, los futuros con vencimiento en septiembre del Crudo Brent suben desde el 24 de junio un 8,7%, desde los 99,50 dólares hasta los actuales 108, 15 dólares; mientras que los futuros con el mismo vencimiento en el Crudo Ligero suben un 14,5%.

Esta diferencia en el desempeño ha provocado que el diferencial entre ambos crudos se haya estrechado de forma clara. El estrechamiento comenzó 4 días antes de que los precios empezaran a subir, y se viene reduciendo desde el 20 de junio, cuando estaba en 7,40 dólares hasta los 2 dólares actuales.


De esta forma, el spread puede continuar reduciéndose hasta que la cotización del Crudo Ligero supere a la del Brent.