La revalorización del precio de las acciones de la conocida anteriormente como Gas Natural desde que en febrero del presente año marcasen mínimos anuales en los 17,5 euros es muy evidente. Esto le ha llevado a romper todas las resistencias con las que se ha encontrado en la subida y ahora se encuentra sin referencias por la parte superior.

 

Esto nos deja unas referencias a controlar, anteriores resistencias y que ahora deben actuar como soporte en caso de que lleguen las recogidas de beneficio. Por lo tanto, el valor es claramente alcista y por ello es una invitación a la compra tanto en el corto como en el medio plazo. Por ello, la mejor operación que se puede hacer mirando en el medio plazo es comprar con cotizaciones superiores a los 23,50 euros buscando la continuidad de las subidas hasta los 26 euros y colocando un stop de pérdidas inicial en los 21,80 euros mientras que en el corto plazo se puede comprar en los mismos niveles y simplemente plantearse el cierre de la operación si vemos dos cierres consecutivos bajistas.

En cuanto a estrategias bajistas, yo solo me plantearía cortos al perder los 22,48 euros para buscar el testeo al importante soporte de los 21,80 euros con un stop de pérdidas en 23,03 euros, pero tiendo en cuenta que las correcciones de las dos últimas sesiones en este valor han brillado por su ausencia mientras que el selectivo español se ha dejado casi 250 puntos, no parece que sea un escenario que vayamos a ver.