España registrará una contracción del PIB del 0,7% en 2010 y junto a Grecia e Irlanda, permanecerá a la cola del crecimiento económico de Europa, según explica hoy la entidad estadounidense Morgan Stanley, que dice que el país tiene numerosas tareas pendientes para recuperar el equilibrio en el futuro. "Al contrario que en otros países europeos, España está en el medio de un ajuste estructural --particularmente en el sector de la construcción-- lo que pesará sobre la economía en 2010 y 2011", augura el informe.