El Gobierno estudia inyectar fondos procedentes del fondo estatal de Garantía de Depósitos para facilitar el proceso de fusión entre Unicaja y Caja de Ahorros de Castilla La Mancha (CCM), expuesta a una alta morosidad, aunque todavía no se manejan cifras concretas, informó el viernes una portavoz del Ministerio de Economía. "No hay una cifra oficial y no puedo dar una cifra oficial cuando se acaba de comenzar (el proceso), el anuncio del principio de acuerdo )sobre la fusión) se produjo el lunes", dijo una portavoz del Ministerio de Economía.
Según el diario Expansión, las ayudas públicas oscilarían entre 500 y 800 millones de euros, aunque el diario El País cifra la víspera las eventuales ayudas en 1.000 millones de euros, equivalente al nivel de morosidad de CCM sobre su volumen de créditos.

Unicaja no quiso hacer comentarios "al encontrarse el proceso en due dilligence".

Un portavoz del Banco de España declinó realizar comentarios.

La agencia de noticias Bloomberg había informado este mañana que el Gobierno podría inyectar 2.700 millones de euros con motivo de la prevista integración de Caja Castilla La Mancha y Unicaja.

"Yo no doy por buena esta cifra, ni esa ni ninguna otra que salga en este momento", agregó la portavoz de Economía.

Contrariamente a lo sucedido en otros países europeos, el Estado español no ha intervenido por ahora directamente en el sistema bancario, aunque a través del Tesoro Público ha adquirido activos por casi 20.000 millones de euros para favorecer la liquidez de las entidades.

El Fondo de Garantía de Depósitos asciende ahora mismo a 7.200 millones de euros y además tiene capacidad de endeudamiento y entrar en déficit.