España es uno de los países de la eurozona que más esfuerzos reformistas ha realizado para mejorar el entorno empresarial y la educación, según constata el Banco de España en su boletín económico de abril.

La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez analiza en un artículo los procesos de reforma emprendidos por los distintos países entre 2004 y 2008 para avanzar en la agenda de Lisboa, cuyo objetivo final era convertir a la UE en 2010 en una de las economías más competitivas del mundo.

Para realizar este análisis, el Banco de España se apoya en una base de datos de la Comisión Europea denominada MICREF. En ella se incorporan las medidas que inciden sobre el fomento de la iniciativa empresarial y de la sociedad del conocimiento, y sobre la capacidad de oferta de la economía a través de la flexibilización y la liberalización de los mercados de bienes y servicios.